¿Debe el vendedor cumplir con el contrato en caso de error en el precio?

Ayer se publicó la noticia de que un error de Amazon había permitido que se pusiera a la venta un teléfono móvil Moto G por 40 euros, cuando el precio de mercado del mismo es de unos 230 euros.

Este tipo de problemas no son poco habituales. Por ejemplo, en un asunto semejante, el Juzgado de Primera Instancia 6 de Badalona (sentencia) dio la razón a Redcoon frente a un consumidor que había comprado dos portátiles MacBook por 67,93 euros cada uno, cuando su precio de mercado rondaba los mil euros. El compañero Miguel Ángel Mata también comentó hace años situaciones semejantes.

Hay que partir de la base de que, en estos casos, el contrato se ha perfeccionado por el concurso entre oferta y demanda (art. 23 LSSI) y que corresponde al vendedor la carga de la prueba, pues es únicamente imputable a él el posible error.

Me consta que hay resoluciones para todos los gustos, y que el criterio es distinto si se plantea ante los juzgados ordinarios, el Sistema Arbitral de Consumo o en una reclamación ante los organismos de consumo autonómicos correspondientes, pero bajo mi punto de vista la situación es la siguiente:

En los casos en los que la diferencia de precio es escandalosa hasta el punto que el comprador sabe perfectamente que la compra no es una oferta especial o una ganga sino que hay un error en el precio, difícilmente puede éste puede aferrarse a toda costa al cumplimiento del contrato. El contrato sería anulable por un error en el consentimiento (del vendedor, manifestado en una oferta incorrecta) y además se apreciaría abuso de derecho por parte del comprador. En caso de que el producto no se haya enviado, lo correcto sería informar al consumidor lo antes posible y devolverle el dinero, y confiar éste lo acepte.

Y digo confiar en que lo acepte porque, conforme a los arts. 109 y ss de la LGDCU el contrato debe ejecutarse, y frente a eso el vendedor sólo puede alegar que el producto o servicio no está disponible y que informó del límite de existencias.

Si ya es tarde para eso o se rechaza la cancelación por acuerdo, el vendedor únicamente puede plantear una acción de nulidad y solicitar la restitución de las prestaciones. O esperar a que le demande el comprador. En este punto, lo importante será demostrar ya no sólo el precio real, sino también que cabe pensar que un consumidor razonablemente informado entendería que dicha oferta era errónea y que, a sabiendas, la aceptó.

En situaciones grises, aquellas en las que el precio es incorrecto pero el comprador puede creer que no es así y que realmente es un “chollo”, la posición del vendedor es complicada y deberá asumir las consecuencias. Las causas de nulidad (o anulabilidad) de los contratos son tasadas (falta de capacidad de las partes, objeto o causa ilícita, vicio en el consentimiento por error, violencia, dolo o engaño, y lesión), y es poco probable que pueda demostrarse lo anterior, al margen de que el comprador ha confiado en la veracidad de la oferta y que tratar de trasladarle algo de responsabilidad en este sentido sería abusivo (art. 89 LGDCU).

2 Comentarios | Responder | Suscríbete

  • Buenas tardes, me gustaría saber si tengo derecho a que me respeten el precio exhibido en una promoción en tienda en la que se podía ver que el periodo de vigencia estaba pasado de fecha ya. Gracias.

  • el pasado jueves , la pagina oficial de pepe jeans publico muchos artículos a un euro ( entendemos que fue por un error de publicidad) desde luego la pagina te dejaba comprar sin problemas y te envían mail de confirmación de la compra realizada. desde el viernes estoy recibiendo correos de devolución de la compra porque no tienen stock. se puede reclamar aunque haya sido un error de ellos que te envíen esos productos? gracias

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

A efectos del cumplimiento con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa de que los datos facilitados por Ud., incluyendo la dirección IP del equipo desde el que accede, serán incluidos en un fichero propiedad de Javier Prenafeta Rodríguez, con D.N.I. núm. 29.109.617N, con domicilio en Urb. Parque Roma F9, 9º A, 50010 Zaragoza, y utilizados únicamente para la gestión de los comentarios de esta bitácora y el seguimiento de las estadísticas de acceso. Mediante el envío de la información anterior, presta Ud. consentimiento al tratamiento descrito, así como a la publicación en este sitio web de los datos requeridos en el formulario.

Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas, sin que, salvo consentimiento expreso por su parte, vayan a ser cedidos a otras entidades o terceras personas fuera de los casos legalmente permitidos. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a la dirección jp@jprenafeta.com o a través de la página de contacto.