Contratación pública en el sector de las telecomunicaciones

La contratación pública se intentó armonizar a nivel europeo por primera vez a principios de los años 70. Ya en ese momento se vió la necesidad de dejar fuera determinados sectores dada la naturaleza heterogénea (pública o privada) de las entidades que operaban en los mismos, y así el agua, la energía, los transportes y las telecomunicaciones quedaron en ese momento al margen y vinieron a llamarse los “sectores excluidos” o “sectores especiales”.

No fué hasta 1990 cuando se empezaron a regular los procedimientos de adjudicación de los contratos de obras y suministro de dichos sectores, incluyéndose en 1993 los relativos a los servicios. El bloque comunitario que regula esta materia se contiene finalmente en la Directiva 93/38/CEE, modificada por la 98/4/CEE, así como en la 2001/78/CE, que vienen a establecer un régimen de contratación mucho más flexible que el establecido para las Administraciones Públicas en general. En España, las dos primeras directivas fueron transpuestas a nuestro ordenamiento por la Ley 48/1998, de 30 de diciembre, que tampoco se aplica en cualquier caso ya que establece importantes exclusiones según la entidad contratante, el tipo de contrato y su cuantía. Esta normativa lo que pretende es una mayor liberalización de sectores tradicionalmente poco competitivos y en gran medida controlados por las autoridades nacionales, dejando por tanto un amplio margen de maniobra a entidades como RENFE, Canal de Isabel II, FGC, ENATCAR, AENA o, en su día, Telefónica.

Esto no iba a durar siempre. El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes un proyecto de ley que excluye el sector de las telecomunicaciones de dicha regulación privilegiada por considerarlo plenamente liberalizado y abierto a la competencia (la última oferta de acceso al bucle de abonado de Telefónica (pdf), con una rebaja considerable, es de hace cuatro días), incorporándose los servicios postales. Claro que ahora que Telefónica y Retevisión son privadas (la última es una filial de Abertis) tampoco es que tenga esto mucha trascendencia, pero seguro que a Red.es no le hace demasiada gracia.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

A efectos del cumplimiento con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa de que los datos facilitados por Ud., incluyendo la dirección IP del equipo desde el que accede, serán incluidos en un fichero propiedad de Javier Prenafeta Rodríguez, con D.N.I. núm. 29.109.617N, con domicilio en Urb. Parque Roma F9, 9º A, 50010 Zaragoza, y utilizados únicamente para la gestión de los comentarios de esta bitácora y el seguimiento de las estadísticas de acceso. Mediante el envío de la información anterior, presta Ud. consentimiento al tratamiento descrito, así como a la publicación en este sitio web de los datos requeridos en el formulario.

Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas, sin que, salvo consentimiento expreso por su parte, vayan a ser cedidos a otras entidades o terceras personas fuera de los casos legalmente permitidos. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a la dirección jp@jprenafeta.com o a través de la página de contacto.

1 Trackback