El orden natural de las cosas

Uno de los recursos usados por quienes mandan imponer su voluntad a los gobernados y legitimar su poderío consiste en implantar una educación que incluye el concepto de “orden natural”, como norma indiscutible para orientar nuestras vidas. Una vez aceptado ese “orden natural” de la sociedad, tenderemos a rechazar toda conducta propia o ajena desviada de ese orden y la condenaremos por escandalosa, perjudicial o aberrante. Durante mucho tiempo, por ejemplo, y con el apoyo de dogmas religiosos, se afirmó que el “orden natural” de la sociedad era la monarquía de derecho divino. En consecuencia, ser partidario de otro sistema, como el republicano, era caer bajo el peso de la ley y hacerse reo de un delito máximo, casi blasfematorio.

Delito creado, claro está, por la ley de los monarcas, que no tenía nada de “orden natural” porque para la naturaleza no hay delitos sino errores vitales, como la inadaptación que se paga extinguiéndose. Si el “orden natural” como se nos repite, es el matrimonio católico, monógamo e indisoluble, entonces la mayoría de la humanidad organizada según otros modelos familiares viven en contra de la naturaleza. Los ejemplos abundan.

En suma, el llamado “orden natural” no está dado por la naturaleza sino inventado como creencia de quienes escriben las leyes. El hombre, si bien condicionado por su naturaleza, no es un ser natural sino histórico y, como tal, en permanente cambio.

José Luís Sampedro, El llamado orden natural.

Esta mañana he descubierto una peculiar feature de Mozilla Thunderbird.

Mozilla Thunderbird restaura el orden natural

No sin miedo, la he seleccionado. Me han pasado por la cabeza un montón de cosas que podrían ocurrir, pero aparentemente el mundo ha seguido igual y me he quedado más tranquilo.

(Gracias J ;))

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

A efectos del cumplimiento con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa de que los datos facilitados por Ud., incluyendo la dirección IP del equipo desde el que accede, serán incluidos en un fichero propiedad de Javier Prenafeta Rodríguez, con D.N.I. núm. 29.109.617N, con domicilio en Urb. Parque Roma F9, 9º A, 50010 Zaragoza, y utilizados únicamente para la gestión de los comentarios de esta bitácora y el seguimiento de las estadísticas de acceso. Mediante el envío de la información anterior, presta Ud. consentimiento al tratamiento descrito, así como a la publicación en este sitio web de los datos requeridos en el formulario.

Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas, sin que, salvo consentimiento expreso por su parte, vayan a ser cedidos a otras entidades o terceras personas fuera de los casos legalmente permitidos. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a la dirección jp@jprenafeta.com o a través de la página de contacto.