Actividad de la OMPI en 2005

La OMPI publicó ayer una nota de prensa comentando las actividades de arbitraje para la resolución de conflictos sobre nombres de dominio durante 2005.

El primer dato que se proporciona es que las demandas por ciberocupación se han incrementado en un 20% respecto al año anterior. Al principio, cuando surgieron los nombres de dominio y el first come, first served, que no inventaron ellos (no es más que la versión anglosajona del prior in tempore, potior in iure, que tiene bastante más solera), era previsible el registro abusivo y de mala fe de éstos, y con él los problemas. Superada la primera avalancha, lo lógico es que la cosa se estabilizara.

Pues no, el sistema tiende a perpetuarse a sí mismo. Se van incorporando nuevos nombres de dominio, no sólo totalmente inútiles, sino manteniendo una regulación que sigue permitiendo abusos, así que el trabajo de la OMPI está asegurado y seguirá incrementándose. En España teníamos un sistema con garantías en el que se protegía a los titulares de marcas registradas precisamente para evitar esos problemas, pero también más lento y más caro, así que tenía poco éxito. La única solución que se le ocurrió al Gobierno fue eliminar lo mejor de ese procedimiento.

Pero bueno, ahí está y no va a haber marcha atrás. A favor del sistema de arbitraje de la OMPI hay que decir que es rápido, se puede hacer a través de Internet, y no es caro, como arbitraje ojo. No piensen en los ejemplos más conocidos (consumo y transporte) sino en los arbitrajes privados. El arbitraje entre empresas nunca se ha pactado por motivos económicos sino por su rapidez y, sobretodo, su confidencialidad, pues es más caro que un procedimiento judicial. Y cuando la otra parte es más débil, un arbitraje caro tiene además la ventaja de ser un estupendo mecanismo disuasorio. A las tasas hay que añadir, por supuesto, los costes de abogado.

Como crítica hay que decir que su criterio no siempre ha sido acertado y, a mi juicio, es algo bamboleante. Claro que eso también se podría decir del sistema judicial, pero las posibilidades de recurrir y revisar un caso son bastante mayores y el procedimiento mucho más garantista, así que creo que hay que plantearse primero esta vía antes de acudir a la OMPI.

1 Comentario | Responder | Suscríbete

  • Buenos dias.

    Tengo unos dominios comprados por mi con el objetivo de presentarlos como parte de un proyecto de paginas web para una empresa. Dicha empresa ha registrado el nombre en la Oficina Nacional de Patentes y Marcas despues de haber registrado yo los dominios.
    La negociación no resulto y ahora quieren los dominios gratis.
    ¿Que ley me protege?

    Un saludo

    Javier

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

A efectos del cumplimiento con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa de que los datos facilitados por Ud., incluyendo la dirección IP del equipo desde el que accede, serán incluidos en un fichero propiedad de Javier Prenafeta Rodríguez, con D.N.I. núm. 29.109.617N, con domicilio en Urb. Parque Roma F9, 9º A, 50010 Zaragoza, y utilizados únicamente para la gestión de los comentarios de esta bitácora y el seguimiento de las estadísticas de acceso. Mediante el envío de la información anterior, presta Ud. consentimiento al tratamiento descrito, así como a la publicación en este sitio web de los datos requeridos en el formulario.

Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas, sin que, salvo consentimiento expreso por su parte, vayan a ser cedidos a otras entidades o terceras personas fuera de los casos legalmente permitidos. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a la dirección jp@jprenafeta.com o a través de la página de contacto.