Los desarrolladores de software P2P son responsables del intercambio de archivos entre sus usuarios

La sentencia más esperada del año en lo que se refiere a P2P ha salido a la luz esta mañana. SCOTUSblog la resume claramente: el Tribunal Supremo de EE.UU. por unanimidad ha declarado que los desarrolladores de software infringen las leyes federales sobre copyright si facilitan el intercambio ilegal de ficheros de música y películas por medio de Internet por parte de sus usuarios.

Más información en Freep, Yahoo! News o The Wall Street Jornal, entre otros.

En palabras del propio Tribunal, como recoge Slashdot, quien distribuye un dispositivo con el objeto de promover un uso que infrinja los derechos de autor… es responsable del resultado de las infracciones causadas por terceras partes, aún cuando dicho dispositivo permita usos legales. En fin, lamentable.

El Tribunal Supremo develve el caso a los tribunales que en su día lo desestimaron.

ACTUALIZACIÓN (18:08): la sentencia, publicada por EFF, aquí.

ACTUALIZACIÓN (23:50): leída ya, podemos sacar algo en claro.

El fallo se apoya en que los tribunales anteriores han aplicado erróneamente la doctrina del caso Sony-Betamax. En resumen, los estudios Universal demandaron a Sony al considerar que ésta contribuía a la infracción de derechos de propiedad intelectual ya que los aparatos de vídeo de los usuarios se utilizaban para grabar películas ilícitamente. El Tribunal Supremo falló a favor de Sony, básicamente declarando que dicha tecnología era sustancialmente capaz de se utilizada lícitamente. De acuerdo con esto, el Tribunal de Apelaciones de California consideró que no podía exigírseles responsabilidad ni a Grokster ni a StreamCast, ya que dichos programas permiten también el intercambio lícito de obras. Parece lógico. La tecnología en principio es neutral y puede ser utilizada tanto para el bien como para el mal.

Pero hay una frase de la sentencia que lo resume todo: when a widely shared product is used to commit infringement, it may be impossible to enforce rights in the protected work effectively against all direct infringers, so that the only practical alternative is to go against the device’s distributor for secondary liability on a theory of contributory or vicarious infringement.

Así que la doctrina de dicho caso, como decía, no es aplicable por varios motivos, algunos cogidos por los pelos.

En primer lugar, no puede considerarse que el software P2P sea sustancialmente capaz de un uso legal. Cuatro greñudos con camiseta negra y algunos universitarios frikis que promocionan su música o difunden sus investigaciones no justifican el mantenimiento de tan maligna herramienta al servicio de titiriteros. MGM y los demás demandantes dicen, y el tribunal lo acepta, que el 90% de lo que se difunde está sujeto a copyright y no cuenta con la preceptiva autorización de sus titulares, por lo que el programa “sustancialmente” se utiliza para el mal. Por otro lado, los aparatos de vídeo se utilizaban básicamente para timeshifting (grabar un contenido para verlo después), lo que según el Tribunal es perfectamente legal, diga lo que diga la industria de la publicidad. Ese principal uso habría que verlo, pero conviene mantener este criterio ahora que se están empezando a vender aparatos de grabación de DVD.

En segundo lugar, Sony no promovía dichas actividades ni obtenía ningún beneficio de las grabaciones ilícitas, lo que no ocurre en el presente caso. Tanto Grokster como StreamCast han hecho cuanto han podido para satisfacer los sucios deseos de los usuarios, ávidos de material ilegal y, no contentos con ofrecerse como “el nuevo Napster”, monitoreaban las canciones de ciertos artistas que aparecían en sus redes y, en la intimidad (según comunicaciones internas), ansiaban tener más canciones sujetas a copyright que su competencia. Grokster envió en su día mensajes de correo electrónico a los usuarios advirtiéndoles de la posible infracción de derechos de propiedad intelectual, pero no han incluido filtros de contenidos ni han bloqueado a usuario alguno, así que como si nada. El ciudadano de bien debe poder distinguir La Verdad y saber hacer de policía y de juez cuando convenga. Y por lo que respecta al beneficio, los demandados incluyen publicidad en su software y, a más descargas (ilegales), más usuarios, lo que atrae a más anunciantes, es decir, más dinero.

Esto no es definitivo. El caso se devuelve a los tribunales anteriores que serán los que deberán declarar la infracción y cuantificarla, pero el resultado no es fácil de adivinar.

Y, en todo caso, en España seguirá siendo legal hasta que un tribunal no diga lo contrario, lo mismo que el intercambio de ficheros.

ACTUALIZACIÓN 7-11-2005 (14:30): A veces, aunque se gane un juicio, se termina perdiendo. El sistema favorece al poderoso, que aún no teniendo la razón puede achicharrar a gastos al pequeño.

6 Comentarios | Responder | Suscríbete

  • Por fortuna, de momento (sólo de momento) las “leyes federales sobre copyrigth” no son de aplicación en esta “pequeña galaxia” apartada del “Imperio”.

    …pero todo se andará.

  • Ya veras cuando pillen al cabron del ftp, por no hablar del pavo del http. Aunque no hay que olvidar los protocolos IRC, SMTP, POP3, IMAP, MSN, NFS (versiones 2 a la 4), SAMBA (o CIFS), y alguno mas que me deje, por supuesto todas sus implementaciones queda auomaticamente al margen de la ley y deben ser destruidas.

    Ademas tambien hay que tener en cuenta que todo esto es culpa de los sistemas operativos, por implementar la posibilidad de copiar ficheros y de las aplicaciones por permitir copiar cosas al portapapeles, pegar del portapapeles esta bien, pero copiar es delito.

    Mundo estupido.

  • Pues ya puestos, que la culpa sea de los padres de los desarrolladores, o de los maestros de los desarrolladores, o, si apuran, de quien lea este comentario. Total, la cosa es buscar culpables donde no los hay…

  • Sin embargo, los fabricantes de armas no son responsables de los muertos causados. Casi, ni el que disparó, si se dan las circunstancias (pocas) adecuadas. ¿Cuál es la diferencia en la calificación de las tecnologías?

  • Mmmm, pues mira que se ha intentado. En EE.UU. el tema de la responsabilidad por daños se lleva a límites insospechados.

  • O sea que debido a que Grokster y Streamcast cobraban por el servicio… TODOS los programas P2P van en el mismo saco?.
    Alguien se cree que los desarrolladores de Emule (y todas sus variantes) cobran algo?. Los programas son una herramienta, como un destornillador… lo puedes usar para montar tu mesa de Ikea o para sacarte unas pelas asaltando viejas a la salida del Eroski.

    Vas a prohibir los destornilladores o perseguir a sus fabricantes?.

    Solo he visto tonterias así en la mili, donde estuve, había una garita ‘arrestada’ porque un soldado se suicidó dentro. Tambian me contaron el caso de un camión que estuvo arrestado unos meses debido a que se deslizó por una pendiente matando a unos reclutas en unas maniobras (tenía el freno de mano roto). Dios mio, que gilipollez!

    Dado que le supongo un mínimo de actividad cerebral a ese juez, así como una inteligencia básica (debido a unos estudios superiores realizados), supongo que su decisión estará basada en 2 posibles causas, ambas no excluyentes entre sí:
    1) Esta muy desinformado acerca de los programas P2P, seguramente solo conoce la versión de MPAA,RIAA y amigos.
    2) Esta muy presionado en el tema de los programas P2P, seguramente por los mismos ‘amigos’ de antes.

    Por una parte me alegro de que les metan caña a Grokster y compañia… lo de ganar pasta como una cosa que nació sin ánimo de lucro, entre particulares, como cuando se intercambiaba uno cintas con los amigos y compañeros…me fastidia bastante. Entiendo que si hay dinero por medio… esto vaya a un juzgado, pero la ‘solución final’ de criminalizar a todo el P2P… es pasarse varios pueblos.

    Cualquier tecnología hecha por el hombre se puede usar para ‘el bien’ o para ‘el mal’… lo de criminalizar la tecnología es como lo del arresto de la garita…. una gilipollez aunque lo diga un Juez (toma verso!).

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio

A efectos del cumplimiento con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa de que los datos facilitados por Ud., incluyendo la dirección IP del equipo desde el que accede, serán incluidos en un fichero propiedad de Javier Prenafeta Rodríguez, con D.N.I. núm. 29.109.617N, con domicilio en Urb. Parque Roma F9, 9º A, 50010 Zaragoza, y utilizados únicamente para la gestión de los comentarios de esta bitácora y el seguimiento de las estadísticas de acceso. Mediante el envío de la información anterior, presta Ud. consentimiento al tratamiento descrito, así como a la publicación en este sitio web de los datos requeridos en el formulario.

Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas, sin que, salvo consentimiento expreso por su parte, vayan a ser cedidos a otras entidades o terceras personas fuera de los casos legalmente permitidos. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a la dirección jp@jprenafeta.com o a través de la página de contacto.